jueves, diciembre 28, 2006

Una navidad distinta

Si bien para la gran mayoría la navidad es motivo de mucha felicidad, a mi muchas veces me ha deprimido. En general no me gustan mucho las celebraciones. Y menos navidad porque no la puedo pasar con Di, cada uno la pasa con su familia. Además es una tradición de la que no me gusta participar. No creo en ningún niño Jesús. Soy un lunar en mi familia, creyente, aunque no devota de la religión católica.

Pero en esta ocasión fue diferente, el sábado al final de la tarde, saliendo del trabajo me fui a la playa para descansar de una semana larga, pesada, con mucho trabajo y complicada. Estaba entusiasmado y con mucha fe en que la pesca de ese fin de semana iba a ser mejor que la de hace unas semanas en la que regresé con las manos, mejor dicho el cooler vacio.

La pesca del domingo no estuvo mal, muy temprano en la mañana, con el mar tranquilo, como yo en ese momento, busqué sacar algún lenguadito pero sin suerte. A media mañana cambie de planes y cambió mi suerte, salieron zorros, tramboyos, diablitos, ...

Regresé el domingo en la noche para unirme a la familia, que se reune siempre en casa de mi abuelita para la cena. Estaba tan relajado y feliz por tan buen día que no tuve tiempo de recordar cuantas navidades la he pasado triste.

Estuve tan alegre que incluso me puse a jugar, como Ana Lucía, con chispitas mariposa.




4 comentarios:

Imberbe_Muchacho dijo...

hey, las chispitas estan de moda en el mundo blogueril
lo que nadie sabe es como Ana Lucia consiguio chispitas en Alemania

Gigi dijo...

chispitas!!
Este año le enseñé a mi cachorrita a escribir su nombre con ellas!!
Hurra!!
Saludos añonueveros

Ursula dijo...

Las chispitas siempre alegran, acá en Chile no las consigo, buuuuu... Que bueno que hayas pasado una navidad un poquito mas alegre que las anteriores!
Saludos y gracias por pasar por mi blog!

Anónimo dijo...

necesidad de comprobar:)