viernes, diciembre 01, 2006

La belleza del cielo

Cubierta casi siempre con un manto gris, ...
... es difícil apreciar la belleza del cielo en una ciudad como Lima, ...
... Pero en algunas ocasiones, muy pocas, nos brinda un espectáculo visual.
No siempre tengo cámara en mano, no tengo muchas imágines.

6 comentarios:

Gigi dijo...

Yo ya me acostumbré a mi Cielo gris color panza de burro de mi Lima del Alma.
Aunque a veces le saco la vuelta con los cielos de provincia.. que parecen copos de algodón sobre lustre celeste.

Ana Lucía dijo...

sabes mi querido amigo, he sacado mis angeles..no demonios, vi muchos cielos de Lima, todos del mismo tono casi..te confieso, muchas veces le decia a las tripulantes nuevas: cuando veas que la cabina se oscurece un poco, es que estamos descendiendo a Lima :o))
Pero me encanta, mi Lima querida, amo mi ciudad!! Si, Lima corazon!! Gracias por esas fotos, que me han hecho recordar, todas las veces que mire ese cielo.

Anónimo dijo...

Para ser el cielo de Lima no está nada mal, será porque ya es casi verano, cariños.

Anónimo dijo...

hey,. un cielo es un cielo... a nosotros solo nos toco vivir en este
Felicidades por el blog, ojala me puedas visitar

Natty dijo...

A mi el gris me parece bello. Como te he escuchado decir: No es ni negro ni blanco!

enakam dijo...

Uno se acostumbra al cielo gris y de vez en cuando uno le encuentra un detalle.
Gigi: Como tu, cada vez que puedo salir de Lima aprovecho admirar el cielo y le saco la vuelta a mi cielo gris.
Ana Lucia: Qué bueno que saques tus ángeles, yo me había olvidado de ellos por estar pensando siempre en mis demonios. Y también amo a mi ciudad, aunque reniege de ella.
Marea: Estas en lo cierto, ya nos estamos acercando al verano, por lo tanto el cielo esta dejando un tanto su tristeza.
Imberme_muchacho: Si, el cielo es el cielo. Pero que te guste el pescado no quiere decir que no te pueda gustar más la carne!
Natty: Tienes razón, muchas veces pienso y digo que no me gustan los extremos, justamente el gris es uno de mis favoritos.