sábado, noviembre 25, 2006

Paseando a mis demonios

Hace poco más de un mes, en el post "Dopando a mis demonios", decía que ya tenía bajo control a mis demonios, pero ayer por la tarde los saqué a pasear un instante, sólo unos segundos.

Tuve que ir al grifo (estación de servicios, gasolinera) para llenar el tanque de combustible de un auto del trabajo. Por costumbre siempre bajo del auto para ver mejor el marcador de la bomba y asegurarme que el grifero no se quede con la tapa del tanque. Todo como de costumbre, mirando girar el contador y percibiendo el agradable para mi, desagradable para la mayoría, olor de la gasolina, hasta que por alguna razón la gasolina comenzó a derramarse.

Se supone que los surtidores tienen un mecanismo que sensa una ligera contrapresión y para la bomba dejando de abastecer el combustible. Pero esta vez no funcionó, saben mis demonios por qué. Después de uno o dos segundos sorprendido y viendo la gasolina caer al piso tuve que gritarle al grifero (persona que te atiende en el grifo) para que reaccione y deje de botar el combustible al piso.

Apagó la bomba, miró el marcador o contador de la bomba y me dice son S/.88.50. ¿Estas bien XXXXX? (Las X son para censurar las groserías). Hay si salieron mis demonios porque al menos esperaba una disculpa o algo así. Te voy a pagar por lo que no haz echado al tanque y más no por lo que tiraste al piso? El grifero me contestó que la máquina había fallado y que no era culpa de él. No era necesario ser un experto en grifos para darse cuenta de ello, pero tampoco era yo el culpable. Pero la forma en que me contestó le estaba dando la oportunidad a mis demonios para que me invadan.

Ya algo furioso, le pedí que llamara al administrador para conversar ¿? con él y solucionar el problema, pero al ver la cara del grifero cada vez más asustado por mis palabras (incluye tono, volumen y XXXXXXs!), me propuso que sólo pagara S/.85. Al principio no iba a aceptar, respiré profundo y me pregunté: ¿Para qué me iba ha ser más problemas? ¿Cómo iba a calcular la cantidad de gasolina que había en el piso y me tenían que descontar? Acepté pagar lo propuesto y casi al instante, mientras subia al auto, mandé a mis demonios a descansar a lo más profundo de mi ser.

Si es posible mantener a mis demonios tranquilos. Sólo que en esta oportunidad los saque a dar un pequeño paseo. Voy a hacer todo lo posible por seguir así.

7 comentarios:

Ana Lucía dijo...

yo creo que todos sacamos de cuando en cuando, ha pasear a nuestros demonios...es normal,, y bueno, siempre con sus xxxx que son las fieles companeras de los demonios.

el sabado, yo saque mis demonios tambien un ratito a pasear...mi suegra..me llego a lo mas profundo de mis demonios y por mas que no quise,,salieron pero un rato no mas y NO me arrepiento, ya lo comentare en un blog..

Gigi dijo...

A todos nos pasa que saquemos nuestros demonios de cuando en cuando. La última vez que los saqué fue con telefónica y ganaron!!! y hoy estaba preparando a abrirles la puerta para luchar con Ripley... pero no los necesite..
Increíble no?

Salu2

enakam dijo...

Si se que todos sacamos a nuestros demonios de vez en cuando, el problema es que a veces me invaden totalmente y de verdad que hería a todos a mi alrededor.

Anónimo dijo...

Si pues una vez al año no hace daño, pero con lo cara que es la gasolina en Lima yo también hubiera dicho XXXXXXX.

Fashionista dijo...

alaaa.. eres todo un fosforito,al menos yo no soy mucho de ofuscarme muy poco ah,a meeenos q me pisen la taba,eso si me pone de mal humor,pero x lo general no..,xq no tengo situaciones en las q deba ponerme asi,chill out =)

Anónimo dijo...

haciendo higado = sacando demonios
mejor controlarlos...
y como dicen antes ps no hace mal sacarlos de vez en cuando pero no dejarlos fuera todo el tiempo podria ser catastrófico

jeje


saludos

enakam dijo...

Marea: Si pues, en ver lo que caía de gasolina yo contaba soles.
Fashionista: No me consideraba fosforito, pero creo que ahora que lo dices lo voy a pensar. No es que me ponga de humor muy fácilmente, mi problema es cómo lo hago!
Ludovica: Si es mejor controlarlos, es más sano.