martes, octubre 17, 2006

Dopando mis demonios

Hace tiempo que mis demonios no vienen a visitarme, los tengo dopados. Se que aún los tengo dentro, en varias ocasiones han querido asomarse, no los he dejado salir. Todavía me molesto con cierta frecuencia, pero la furia ya no me invade, más bien ocurre lo contrario. Me molesto, pero me quedo tranquilo, sin ganas de pelear o enfurecerme, hasta el punto que ahora le doy cólera al resto porque no me ofusco. Algunos me dicen que ya no le tomo tanto interés a las cosas, que sólo me dejo llevar. Talvez tengan razón. O es que esté encontrando la armonía entre mis ángeles y mis demonios.

Mis demonios me han traido muchos problemas. He perdido amigos, una enamorada. También he herido a muchas personas que quiero y respeto, varios en mi familia, e incluso a Di, el amor de mi vida.También han sido el motivo de muchas tristezas. Casi siempre inmediatamente después de mis momentos de furia siento agotamiento, viene un momento de cólera conmigo mismo, y luego una etapa de arrepentimiento y profunda tristeza.

No hay duda que escribir me ha ayudado mucho. Aunque lo he hecho por años, pocos me leían. Ahora que escribo por este medio llego a más personas, que en muchas ocasiones me dan aliento, paz, críticas, etc. que en suma están haciendome sentir mejor, ver que las cosas son más sencillas y que los demonios nunca tienen la razón, ni solucionan nada, por el contrario las complican más. En realidad eso siempre lo he sabido, pero como que ahora tengo un compromiso adicional para hacerles frente y ganar la batalla.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que hay de Dios? con El tendrias la batalla ganada hace ratazo ... si realmente quieres ser libre .. búscalo, el unico camino para llegar a Dios es Cristo, todos los dias te espera ...

Marea dijo...

Me alegra que te sientas mejor contigo mismo Enakam y que tus demonios se estén apaciguando. (los mensajitos de Dios me llegan a la teta)

enakam dijo...

Anónimo disculpame no tengo nada contra la religión, la respeto, pero no soy creyente!

Gracias Marea por tus mensajes, siempre alentadores.